Tee Gyi, Green Pastor Project, una experiencia de otros tiempos

La siguiente colaboración también fue a través de Fondació Myanmar. Se trata de un proyecto llamado Green Pastor llevado a cabo en una aldea que se llama Tee Gyi, cerca del pueblo de Shwebo. Nuestro contacto fue Martin, un birmano muy simpático. Él es el coordinador del proyecto y vive en esta aldea junto con su familia.

IMG_20170922_072958

IMG_20170922_071457

Mario, el guapísimo hijo de Martin!!!!

Nos explicó que proporcionan educación a los niños de la aldea apoyando la escuela local y proporcionando clases extra por la tarde. También han abierto una guardería dónde cuidan a los pequeños de 3 a 5 años mientras sus padres están trabajando. Para que los niños puedan asistir a la escuela, proporcionan ayudas a sus familias a través de un programa de cría de cabras. Éste intenta promover y generar un negocio para estas familias como criadores de cabras, además de las otras actividades del campo, y así reciben un sueldo.

IMG_20170921_164223

Para llegar al pueblo desde Mandalay, a 110 km, seguimos las indicaciones que nos dio Martin. Primero cogimos un autobús local hacia el pueblo de Shwebo. El viaje duró 3 horas, en un autobús bastante pintoresco, lleno de locales, con tendencia a marearse y a expulsar el desayuno prematuramente…

IMG_20170921_113227

al menos una persona por viaje comparte el desayuno con el paisaje… sin ningún motivo evidente, esto solo lo vimos en Myanmar… Una vez en Shwebo esperamos que Martin nos recogiera tomándonos un delicioso té de Myanmar, té verde con leche condensada… una exquisita bomba calórica.

IMG_20170827_170932.jpg

Hasta la aldea fuimos en dos motos, una de Martin y otra de su hermano, el cual no llevaba doble asiento, sino una plataforma para llevar mercancía. El trayecto duró 40 minutos, y os aseguro que no fue fácil, la plataforma era dura como una piedra. El camino primero fue por carretera de asfalto y después por camino de carro, literalmente, íbamos esquivando carros tirados por bueyes.

IMG_20170921_141028

La plataforma fue una pesadilla… Además parte del camino era impracticable, teníamos que bajar de la moto para sacarla del barro y continuar, empezaba la aventura en la aldea de Tee Gyi!!!!

IMG_20170922_230925

Una vez allí, fuimos a la casa de Martin, donde nos esperaban algunos de los adultos del pueblo, curiosos, nos venían a recibir… Vaya espectáculo de gente, que risas nos pegamos juntos, sobre todo con una que tenía mucho carácter.

IMG_20170922_073126

Allí también estaba Ségolène, una chica francesa que conocimos en Vientián, colaborando con Enfants du Mekong y que nos había puesto en contacto con Fondació. Ella estaba viviendo allí durante una semana… que valiente…

Después exploramos la zona. Fuimos a ver la escuela, que se trataba de un edificio de ladrillo con una explanada enfrente. Todo el mobiliario era de madera, nos pareció muy bonito, con pocos recursos y muy básico, pero la imagen de ese lugar en medio del campo, con los niños “uniformados” de verde y blanco era muy bucólica.

IMG_20170922_074758

El uniforme de las escuelas en todo el país es: la parte de abajo, falda o lodgy, verde y la de arriba camisa blanca, y normalmente las ropas tienen algún agujero que otro… además llevan una bolsa cruzada, normalmente hecha a mano por ellos, que a veces se la cuelgan de la frente.

IMG_20170922_075454

Al vernos llegar los niños se pusieron como locos!!! y como no, empezamos a jugar con ellos. La profesora intentaba calmarlos, pero sin éxito, y decidimos irnos para que pudieran recuperar la normalidad y continuar con sus tareas, ya nos veríamos en unos minutos después de clase…

La finca de Martin y su familia es dónde está el corral con el criadero de cabras. Allí hay unas 40 cabras, 4 vacas, 3 cerdos y unos cuantos pollos que se metían por todas partes…

IMG_20170921_164342

El lugar era muy pintoresco, perfecto para el workshop y el espectáculo!!! El problema era encontrar un espacio con sombra, evitando el sol achicharrante, y que estuviese libre de obstáculos. Finalmente decidimos hacerlo sobre una zona cubierta de grano de trigo, o algo parecido, con algún que otro mojón de vaca, que gozaba de la sombra de un gran árbol.

IMG_20170922_072910

Martin reunió a todos los niños para hacer el workshop, estaban eufóricos, súper emocionados de estar con nosotros!! Cualquier pequeño juego que propusiéramos lo aceptaban de inmediato… muy graciosos.

IMG_20170921_142732

Empezamos los ejercicios del workshop, era imposible conseguir que se concentraran, no paraban quietos, todos repetían a gritos cada palabra que decíamos… jajaja… Como no hablaban inglés Martin nos medio traducía, pero era complicado, cada explicación llevaba mucho tiempo, así que nos dejamos de complicaciones y lo orientamos todo a juegos…

IMG_20170921_164718

A pesar de las pequeñas dificultades, nos lo pasamos todos muy muy bien, entre juegos y risas, los niños estaban encantados!!! Y los padres que estuvieron todo el tiempo alrededor mirando no dejaban de sonreír…

IMG_20170922_074444

Después del workshop todos los niños se dispersaron, al igual que los adultos, mientras les recordábamos que en 30 minutos íbamos a hacer la actuación. Preparamos el banco sobre la zona de grano haciendo de escenario, y pusimos otros bancos a modo de gradas para el público… El teatro estaba listo!!!

IMG_20170921_164602

Nos preparamos, lo teníamos todo a punto y algunos niños ya habían llegado, sin embargo aún eran demasiado pocos para empezar. Decidimos esperar un rato, y sí, llegaron algunos más, pero aún no eran suficientes, en total había unos 12, frente a las más de 30 personas que esperábamos.

IMG_20170922_231229

Después de un rato de espera Martin nos recomendó empezar para que el resto fuesen atraídos por la música y las risas… Y así lo hicimos, empezamos el espectáculo. Las primeras risas llegaron rapidísimo, y efectivamente eso atrajo al resto de gente, casi toda la aldea, al final el público era de unas 50 personas.

IMG_20170921_172531

Los adultos, sobre todo las mujeres, reían sonoramente, fue todo un éxito, se partían de la risa. Les encantaba que sacásemos voluntarios, les parecía tronchante ver a alguien de su aldea en el escenario con nosotros muerto de vergüenza… Un público excelente… Al final del número nos pedían una segunda parte, querían más!!!!

Les dijimos que la próxima vez la historia continuaría… Mientras un grupo de niños con sonrisas melladas, pelos alborotados y vestidos llenos de barro y polvo nos rodeaban pidiéndonos más juego. Así nos pasamos la siguiente media hora chocando palmas y haciendo cosquillas entre persecuciones. Y acabó nuestra colaboración, con decenas de caras sonrientes a nuestro alrededor recreando escenas del número mientras comentaban y seguían riendo.

Nosotros nos quedamos a dormir en la casa de Martin, al igual que Ségolène. La familia dormía en el comedor, y nosotros en la cocina. Durante la cena apareció por el suelo del comedor, al lado de Ségolène, un ciempiés de 15 cm de largo y 2 cm de ancho que al parecer es venenoso, un verdadero monstruo prehistórico, sin exagera!! Todos se tiraron a matarlo al momento, pero eso no evito que la pobre Ségolène se quedara blanca del susto…

IMG_20170922_071504

IMG_20170921_164057

La noche no fue muy bien. La mosquitera no nos aislaba de los insectos más pequeños, así que estábamos cubiertos de ellos… y una de las cabras estaba enfadada con el mundo y no calló en toda la noche!! Sin embargo, teníamos al lado una ventana abierta mostrándonos un cielo espectacular, se veían todas las estrellas, además de la preciosa luz de alguna luciérnaga de tanto en tanto…

IMG_20170922_073702

Al día siguiente, de la mano de un grupo de niños, dimos un paseo por el pueblo, entre vacas, cabañas de paja y bambú, telares y grandes recipientes de madera dónde a modo de mortero trituraban el grano… otro mundo… otro siglo…

Y nos volvimos a Mandalay por el mismo camino pero en sentido opuesto… Una experiencia inolvidable… No dejamos de aprender.

Publicado en: Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *