Caritas Bangladesh, aliviando el dolor de un pueblo, refugiados Rohingyas

La siguiente colaboración fue muy especial para nosotros, no solo nos devolvía al trabajo de campo y significaba colaborar con una nueva organización, sino que además era para una gente que ahora mismo están en situación crítica. Se trata de los refugiados Rohingyas, expulsados/escapados de Myanmar por la sanguinaria represión que sufren por parte de los militares del país.

El pueblo Rohingya es una etnia de religión musulmana que vive en el estado de Rakhine, llamado Arkan por los Rohingyas, en Myanmar. Su antigüedad en esas tierras es una de las principales disputas entre los Rohingyas y el gobierno de Myanmar. A día de hoy el número de refugiados asciende a 1,2 millones de personas, hacinados en condiciones muy básicas, viviendo en tiendas, sin ningún control de seguridad interno, con un creciente dominio de mafias y sin la posibilidad de ninguna solución o esperanza a corto plazo.

Además se suma la reticencia del gobierno de Bangladesh a invertir en estos campos y crear una mínima infraestructura, con la idea de asegurar que estos refugiados estén solo temporalmente y no se asienten en esas tierras de forma definitiva. Tampoco permiten crear escuelas, por eso Caritas ha creado los Child Friendly Spaces (CFS).

Estos espacios proporcionan un lugar seguro, donde los niños y niñas, un 60% del total de los refugiados, puedan estar seguros y tengan un mínimo desarrollo, aprendan higiene básica, se alimenten adecuadamente y puedan desarrollarse mínimamente mediante una educación complementaria.

Nuestra colaboración fue a través de Jesuits Refugee Service (JRS) que actuaba a través de Caritas, así que a efectos prácticos nuestra labor reportó directamente al personal y facilitadores de Caritas Bangladesh. Caritas es una enorme organización internacional de servicio social iniciada en 1897 que se dedica a proporcionar soporte en todo el mundo para en defensa del pobre y desfavorecido.

Volamos desde Barcelona, por unas 14 horas. Una vez en Bangladesh, y después de interminables verificaciones de pasaporte nos encontramos con nuestro contacto, Mr. Shishir, uno de los managers de Caritas en Dhaka, la capital del país. Con él estuvimos visitando los alrededores de Dhaka hasta coger un avión doméstico a Cox’s Bazar, donde llevaríamos a cabo el taller.

La organización de Caritas Bangladesh lo tenía todo preparado. Estábamos albergados en un hotel y el taller se llevaría a cabo en la sala de conferencias del mismo. Todo estaba listo para que al día siguiente empezáramos las 7 horas diarias de taller durante los siguientes 5 días.

A 5 minutos para las 8:30 estábamos todos en la sala del taller, observándonos los unos a los otros, curiosos, con ganas de empezar. Se les veía en la cara la intriga…: qué se hace en un taller de Clown…? Jajajajaja… en breve lo iban a descubrir!!!

Dimos la campana de inicio y Mr. Shishir se encargó de iniciar las presentaciones… que nervios!!! Teníamos muchas ganas de empezar, de compartir juntos los siguientes días de intenso trabajo, de conocimiento mutuo, de esfuerzo y mucha verdad.

En total eran 26 personas, la mitad personal de Caritas, algunos senior y otros junior, y la otra mitad eran facilitadoras, todas ellas mujeres, las que se encargarían de enseñar en los CFS en los campos de refugiados.

Al principio el ambiente fue un poco más rígido, de timidez, había algunas barreras culturales que debíamos superar, les costó acostumbrarse a nuestra forma de hacer, desenfada y buscando su propia opinión, su propia expresión y a cada uno de ellos.

La chicas facilitadoras, de mayoría musulmana, al principio les costó integrar los ejercicios a sus esquemas, no las culpo, jejejeje… pero poco a poco todos nos fuimos fusionando en un fantástico y maravilloso grupo de expresión y juego, aprendizaje y experimentación.

Las dinámicas cada vez levantaban más voluntarios. Aquellas y aquellos que al principio bajaban la mirada al pedir colaboración, ahora les brillaban los ojos de emoción, de necesidad de decir su opinión, por compartir con todos nosotros la esencia que llevaban dentro. En el vínculo común: todo por los niños y aprendiendo para ofrecerles más, nos sumergimos todos en este viaje que duró 5 días.

Y esta sensación fue palpable, las opiniones finales, los reconocimientos, las expresiones de gratitud del grupo nos dejaron al borde de las lágrimas. Nuestra forma diferente de tratar los conceptos les sorprendió sobremanera, nos comunicaron que no se habían aburrido ni un solo momento, que el tratamiento de los conceptos había sido de manera tan simpleza, muy clara… Este es el premio a lo que hacemos… Gente feliz!!!

A través de nuestra técnica, de nosotros, dejando un recuerdo y un conocimiento que ahora llegará a los Rohingyas, a sus niños y niñas, a una parte del mundo que le hace mucha falta reír y expresar, son límites ni barreras, para que podamos decir que la voz del mundo también es suya.

   

Después de esta experiencia, intensa, emotiva, con imágenes que no olvidaremos, con miradas, gestos, risas y sonrisas que se quedan grabadas en nosotros para siempre… Buena suerte en vuestra increíble misión, nos volveremos a ver, sin duda…

Desde Cox´s Bazar volamos a Dhaka para coger otro avión a Chennai, India, dónde nos espera la siguiente colaboración… Allá vamos!!!

JRS Drop out girls de los refugiados de Sri Lanka, generando un futuro

Seguimos por el sur de la India, y desde Bangalore volvimos en tren a Dindigul. Nuestra siguiente colaboración fue otra vez con JRS (Jesuits Refugee Service). JRS hace una excelente labor dando asistencia a los refugiados de Sri Lanka que están asentados en el sur de la India.

Estos refugiados son los Tamiles, y llevan ya más de 25 años en los 107 campos de refugiados que hay en la región de Tamil Nadú, sin ninguna solución, el gobierno de la India no les proporciona papeles y el gobierno de Sri Lanka no les devuelve las tierras de donde fueron expulsados, además de en algunos casos no tener papeles.

Los gobiernos llevan años prometiendo soluciones pero éstas nunca llegan. Mientras tanto JRS realiza mediación para mejorar en lo que puedan sus condiciones de vida, y si es posible acelerar la llegada de posibles soluciones con la ayuda de la UNHCR.

Mientras las soluciones no llegan, JRS nos pidió si podíamos compartir un poco de nosotros con un grupo al que ellos proporcionan soporte para que puedan disponer de alguna opción de futuro.

Este grupo se trata de las “Drop Out Girls”. Son chicas que han dejado la escuela prematuramente y no han obtenido ninguna otra formación. Las razones de dejar la escuela pueden ser varias, falta de atención por parte de los padres, discriminación en las escuelas indias, tener que trabajar… En cualquier caso, esta situación las condena a tener grandes limitaciones para su desarrollo económico, con una única alternativa, casarse.

JRS les proporciona una formación intensiva de seis meses seguidos. Les enseñan costura y todos los conocimientos necesarios para confeccionar ropa, y poderla vender para construirse un futuro. Además aprenden habilidades de salón de belleza, y otras aptitudes.

En la estación de tren nos vino a buscar el padre Alex, él nos explicó los detalles de la disponibilidad de las chicas para hacer el taller. Se trataba de 25 chicas, dos de las cuales habían sido contratadas como profesoras. Los talleres se llevarían a cabo en la residencia Shakthi. Shakthi Folk Cultural Centre es una escuela de danza tradicional india para chicas Dalit (la casta más denigrada, inclusive no es no considerada casta por ser muy inferior) que no tienen formación y sin modo de desarrollarse económicamente.

Este centro les enseña danzas tradicionales del sur de la India, más concretamente de la zona de Tamil Nadú. Las chicas ganan un sueldo haciendo gira en espectáculos de los alrededores ( y en ocasiones internacionalmente), ofrecen bailes como espectáculo tradicional. Nosotras las hemos visto y son realmente buenas.

Así que Sister Chandra, la responsable y fundadora del Shakthi Folk Cultural Centre, accedió muy amablemente a albergar y alimentar a las 25 chicas de JRS, además de a sus 25 chicas y a nosotros. Allí compartimos todos más de dos semanas. A cambio nosotros realizaríamos otro taller de dos días para sus chicas. Como os podéis imaginar hemos vivido grandes experiencias durante más de 2 semanas allí, os intentamos hacer un resumen.

El lugar estaba muy limpio, era agradable estar allí, rodeado de naturaleza en una zona rural en el sur de la India. La comida era excelente, toda hecha por ellas, con base de arroz, coco y verduras. Lo que más nos gustaba eran los idlys con chudney de coco, una salsa hecha con coco… una delicia!!!! Además, comimos un excelente arroz byriani…

El taller fue genial! dos semanas, cuatro horas al día, así que tuvimos la oportunidad de aplicar varias técnicas, muchos ejercicios. Ellas lo disfrutaron, y mucho, las tendríais que ver jugando, gritando, disfrutando como niñas, transportadas a tiempos sin preocupaciones, en un paréntesis temporal. Fueron 25 chicas de entre 14 y 21 años, en plena adolescencia.

Al principio, les costó. Al conocernos por primera vez, nadie se podía poner a mi lado, se asustaban y hacían un espacio vacío entre yo y cualquier forma de vida femenina… Poco a poco fui ganándome su confianza, empezaron a interaccionar conmigo y ya todo fue como la seda.

Fue muy interesante las fuertes creencias bastante anticuadas que tenían, diferenciando tremendamente el género masculino y femenino.

Al final con muchas de las chicas teníamos bromas que fuimos repitiendo hasta el final de las semanas. Una de ellas me llamaba hermano grande en Tamil cada vez que me veía, esta chica era muy graciosa, y acabamos siendo amigos!!!

En el grupo había varios caracteres, como acostumbra a pasar en un grupo de gente, que es heterogéneo, y se formaban grupos separados. Nosotros intentábamos romper estos grupos, hacerles comprender que las diferencias son características positivas en los individuos que benefician a todo el grupo.

Fue muy interesante poder compartir, nosotros les enseñamos nuestros argumentos y principios y ellas nos enseñaron su cultura, sus costumbres, sus expresiones, su música y sus bailes… casi nada!! A medida que el taller avanzaba las chicas estaban cada vez más motivadas, ya éramos un grupo, que juntos estábamos creando algo, expresando, desarrollándonos los unos a otros.

El último día fue triste, ellas volvían a la residencia de Trichy, y nosotros continuábamos nuestro viaje a otros lugares. Nos llevamos esta experiencia muy grabada en el corazón, la verdad es que fue muy intenso, muy cercano y trabajamos durante muchas horas… Aaaaaish… solo esperamos que hayamos podido cambiar a mejor, aunque solo sea un poco, su vida. Nos volveremos a ver!!!!!

Shanti Bhavan, un sueño de escuela para los líderes del futuro

Esta colaboración fue con una organización muy especial, Shanti Bhavan. Se trata de una escuela que proporciona alimentación, alojamiento y una educación de alta calidad a niños y niñas sin recursos de diferentes partes de la India.

Esta organización permite que muchas familias rompan la cadena de pobreza gracias a que sus hijos desarrollan habilidades excepcionales y consigan una educación completa de alta calidad. Sin exagerar, en la zona de reunión hay un piano de cola, y es normal que al pasar por ahí encuentres a un alumno tocando una pieza de Mozart o de Ludovico Einaudi… un placer para la sensibilidad.

La organización proporciona también educación superior, esponsoriza a los estudiantes para que vayan a la universidad que más les motive, en India o en cualquier parte del mundo. Es un placer poder ver cómo estimulan y cómo potencian las aptitudes de los alumnos al máximo. Realizan asambleas diarias para analizar las noticias del día, a nivel local e internacional.

Realizan multitud de experiencias artísticas, además de los temarios obligatorios de cada curso. Son campeones en ligas de fútbol local. Así que en esta escuela los niños y niñas obtienen una de las educaciones más completas que yo haya visto, y desde un trato cercano y con amor.

Nosotros contactamos con ellos gracias a unos simpáticos profesores y productores de teatro americanos que conocimos en la estación de tren de Calcuta. Ellos habían estado dando clase como voluntarios en esta escuela y habían vivido una experiencia fantástica. Así que después de varios emails conseguimos cuadrar las agendas para poder ir a compartir con ellos nuestras experiencias como payasos!!

La escuela envió un coche a buscarnos desde Bangalore, y después de 2 horas por carreteras interiores, entre aldeas y pueblos, llegamos a la gran finca de la escuela Shanti Bhavan. El recinto era muy grande, lleno de campo, al final de la carretera que lo cruzaba se encontraba la escuela y las residencias. Nos recibieron dos estudiantes, que serían los encargados hacernos una visita guiada por la escuela y alrededores.

Nos dejaron impresionados, la escuela es genial, y ellos super simpáticos, disfrutamos de ese momento con bromas y compartiendo información mutua. Nos enseñaron nuestra habitación, sencilla pero limpia, perfecta para nosotros. Nos dejaron allí para que descansáramos y fuéramos a la sala de asamblea unas horas después.

En la asamblea pudimos conocer a todos los alumnos, profesores y voluntarios. Escuchamos las noticias relatadas por los propios alumnos, con una espacio de preguntas y debate. Después el coro representó un par de canciones y finalmente hubo una serie de noticias del profesorado y nos presentaron dándonos espacio para describir quién somos y lo que hacemos. Después nos pudimos reunir con Ayesha, una de las responsables de la escuela, y ella nos comunicó el tiempo que tuvimos disponible. En total hicimos 4 talleres y 2 actuaciones en los dos días que estuvimos allí.

El primer taller fue con la clase de grado 9, con 15 años. Fuimos a la aula de teatro, un amplio espacio perfecto para aprender, el suelo de parquet y con telón. Empezaron a llegar los alumnos, que al final fueron 13, y empezamos porque solo disponíamos de 1 hora y 20 minutos.

Con el calentamiento conseguimos que el grupo se concentrara, y cada vez estaban más motivados. Con los ejercicios de escenificación nos reímos un rato, ellos y ellas disfrutaron, jugaron y compartieron con nosotros todas sus habilidades. Al final no se querían ir!!! nos pidieron hacer más ejercicios, pero debían irse a la siguiente clase… Una gozada de personas…

La comida la disfrutamos en el comedor con toda la escuela. Los alumnos de grado 12 nos pidieron sentarnos en su mesa… no dejaron de explicar chistes… algunos buenos otros no tanto, pero se notaba que eran estudiantes estimulados, curiosos y con ganas de comerse el mundo!!!

El siguiente taller fue con la clase de grado 11. Asistieron 14 alumnos, y repetimos las dinámicas del taller anterior, reduciendo el calentamiento para no ir tan justos en la dinámica final. Grado 11 tienen 16 años, así que ya tenían buena consciencia de lo que hacían y de lo que expresaban. Estaban muy motivados, y se lo tomaron muy en serio. Fue un gusto verlos dándolo todo, esforzándose por expresar y compartir con nosotros… un gusto…

Por la noche teníamos otra asamblea, pero en esta ocasión nosotros fuimos parte del entretenimiento… actuábamos!!! La ocasión tenía como testigo un viejo amigo del fundador de la escuela, así que el público estaba distribuido de una forma un tanto extraña, en la zona central los adultos y en los laterales se distribuían los alumnos… Y en el momento que acabó el recital de piano… salimos nosotros!!!!

Con un público de unas 100 personas, no costó mucho conseguir las primeras risas… sobre todo cuando hacíamos salir como “voluntarios” a los profesores… los estudiantes se partían!!

 

Todo el show fue un gusto, la gente fluía y compartía con nosotros, todos juntos, sin público ni actores, en todo nos seguían y los seguíamos nosotros… Al final, hubo aplausos y agradecimientos mutuos. Pero la noche no acabó allí, y nosotros nos unimos al público presente para disfrutar de las habilidades de los alumnos.

Al día siguiente teníamos dos talleres más, con los de grado 7 (de 13 años) y los de grado 5 (de 11 años). Asistieron 12 y 15 alumnos respectivamente. Aunque en este caso los chicos y chicas eran más jóvenes, las ganas no fueron menores. El juego fue diferente, las motivaciones variaron, pero todos fluyeron con nosotros para expresar un poco de su arte, de sus aptitudes innatas, de sus ganas de aprender y expresar. Nos sorprendió su inacabable motivación, como se dejaban sorprender y como compartían sus inquietudes con nosotros. Nos sentimos bien, percibiendo lo mejor de lo que hacemos, compartir, y proporcionar un punto de vista diferente, juntos.

Por último, Ayesha nos pidió si podíamos repetir el espectáculo para los más pequeños, ya que la noche anterior no habían podido asistir, y nosotros aceptamos con gusto. El show se hizo en el patio. Nos hicieron la señal de que todos estaban en su sitio, y empezamos!!!!

Salimos y los niños y niñas ya empezaron a reír. Algunos estaban perplejos, otros asustados, pero la mayoría reía con solo ver a los payasos. Todo el espectáculo transcurrió fantásticamente, todos compartimos el momento, y los pequeños, ya más confiados, salían como voluntarios incluso sin pedirlo!! jejejeje…

Eran monísimos, con caritas risueñas, disfrutando de ese momento especial, del color de las sonrisas, del camino que recorríamos juntos… Al acabar nadie se movía del sitio, todos queríamos más!!! pero habíamos actuado a pleno sol y nos estábamos derritiendo… Así que nos dirigimos a la habitación para cambiarnos.

Y llegó el final, después de dos días increíbles en esta fantástica escuela, nos despedimos de los niños, de los profesores y de los voluntarios. Ajit, el director de operaciones, y Ayesha nos agradecieron la visita y Ayesha nos acompañó al coche que nos llevaría a la estación de tren de Bangalore. Ya os echamos de menos, y nos quedamos con ganas de volver, para compartir mucho más con niños y niñas tan maravillosos, en esta escuela tan rica en sensaciones y educación. Hasta pronto!!!!!

JRS Refugiados de Sri Lanka, sembrando el futuro de la gente

Después de la experiencia con los refugiados Chin en Delhi, el JRS nos pidió dar otro paso más, esta vez a los refugiados de Sri Lanka. En el estado indio de Tamil Nadu hay 107 campos de refugiados de Sri Lanka. Se trata de un proyecto de refugiados que salieron mayoritariamente de Sri Lanka por la guerra civil.

Durante la colonización inglesa, se trasladaron gran número de obreros indios, principalmente del estado de Tamil Nadú, para trabajar en las plantaciones de té de Ceylan (nombre inglés de Sri Lanka). Una vez los colonizadores se fueron, el gobierno de Sri Lanka negó la nacionalidad a la gente de origen indio, llamados tamiles, y ordenó su regreso a la India.

Se inició un proceso de represión que condujo en 1983 al Black July, una vuelta al nivel nacional contra la minoría Tamil. Desde entonces, comenzó una guerra civil que ha durado 25 años, los Tamils ​​reclamaban el norte de Sri Lanka mientras que el gobierno no les concedía ni a la ciudadanía. En el 2009 los Tamil admitieron derrota y la guerra terminó. Durante toda la guerra civil la mayoría de la población se trasladó como refugiados al estado de Tamil Nadu en la India, donde residen desde entonces esperando una solución, sin nacionalidad de Sri Lanka ni en la India, están exentos de ningún derecho como ciudadanos.

JRS se encarga de formar un grupo de refugiados para el desarrollo personal y profesional de los campos de refugiados. Éstos promueven y enseñan habilidades para los jóvenes y adultos de los campos de refugiados para ayudar a la inserción laboral allí donde residan.

Nosotros íbamos a hacer una formación para estos profesores en Sri Lanka en Tamil Nadú, que se celebró durante dos días en Tiruchirapally, o Trichy.

El objetivo de esta reunión era unir a todos los profesores de los diferentes campos de refugiados para conocer y compartir experiencias. Contando con el personal de JRS que los gestiona, se trata de un total de 250 personas. Nuestro contacto era el director del JRS Tamil Nadú, el padre Alex, director del JRS Tamil Nadu, un hombre muy majo.

Llegamos a Trichy en avión desde Delhi. La falta de tiempo y el enorme distancia entre Delhi y Trichy hizo que no pudiéramos ir en tren. Recibimos al padre Alex, que nos llevó a nuestro alojamiento, situado en el centro de desarrollo personal, TMSS de Trichy, donde se comenzó a hacer el siguiente.

Nos fuimos a la habitación un repasar un poco el plan para los dos siguientes días. Realizaríamos 4 sesiones de 2 horas a grupos de 60 personas de entre 20 y 30 años. Dos personas para 60 personas era todo un reto … pero sí seguros de que no era difícil.

Y amaneció en Trichy !!!! El desayuno empezo a las 7:30, pero las sesiones no comenzaron hasta las 10 de la mañana. Primero se realizaba una ceremonia de presentación de eventos con invitados como el representante de la ONU. Tamil Nadú, persona muy poderosa, o el padre superior de los Jesuitas de Tamil Nadú. Entre bailes típicos y discursos que no entendimos pasamos un rato entretenido …

Y llegó la hora de la verdad. En una sala enorme tenía casi 60 personas. habían colocado las sillas en la sala de conferencias y estaban todos sentados a la espera del discurso … en la India los encantaban los discursos … Pues no esta vez … hicimos levantarse a todo el mundo y colocar las sillas al final de la sala. Todos lo hicieron con cara entre susto y asombro … jejeje …

Empezar con el calentamiento, un tono divertido y desenfocado, después de los ejercicios típicos de concentración para unir y focalizar al grupo, y ya entramos en materia. Habíamos preparado los ejercicios de comunicación y trabajo en grupo. Todo fue genial, la comunicación, la coordinación, todos se lo pasaron genial. Estaban sorprendidos de realizar ejercicios prácticos !!

Las caras de concentración y diversión eran geniales !!! A cada momento descubren los conceptos por ellos mismos, los compartían, jugaban con ellos. Descubrían realidades diferentes de simples y evidentes …

El contenido de los talleres fue el mismo para los 4 grupos. A pesar de que nos faltó tiempo para realizar el último ejercicio en todos los casos, la secuencia de ejercicios quedó genial, para el disfrute y enriquecimiento de todos.

Grupo a grupo concluye con comentarios diferentes en la dirección correcta, y sobre todo elogiaban las técnicas de enseñanza … somos payasos !!! qué esperaris? Por qué o malo este hecho no podés pasar desapercibido … jajajaja …

Y llegó la noche. En el programa había preparado una especie de gala de Navidad, donde diferentes grupos mostraban danzas que tenían preparado, lectura de poemas, parodias, canciones … Hasta que nos tocó a nosotros … Nos pidieron que hiciéramos algo … nos dejaron congelados, que íbamos a hacer !!!!!

¡Pues muertos de vergüenza delante de unas 250 personas nos pusimos a cantar una canción … sin música !! bueno, eso de “nos” no es todo lo demás … Mayra muy audazmente se hizo a un lado y me dejó el marrón en las manos … En fin, tenemos el video pero no lo vamos a poder ver por no recordar el momento … jajajajaja … Además, de todo esto, aparecieron dos Santa Claus, con unas caricias de cara que se encogió de hombros … Pero todo el mundo se pasó genial, pasamos un rato juntos disfrutando y compartiendo … ¡Buena organización!

Al día siguiente hace el último, con los mismos ejercicios. Salió genial, y al final tocaba la rutina de selfies … una ronda interminable de selfies con todo el mundo, un solas en el grupo … jejeje ..

Y el día acabo entre saludos, abrazos y charlas sobre los talleres. Una experiencia compartida muy interesante que nos ha enseñado mucho Sobre todo sobre la bondad de estas gentes y la gran labor que hace JRS para los refugiados de Sri Lanka en Tamil Nadu. Volveremos a vernos !!!!

 

JRS Refugiados Chin, la rutina diaria de salvar vidas

En Nueva Delhi contactamos con Jesuits Refugees Service (JRS) una ONG iniciada en 1980 que proviene de la orden de los Jesuitas. Se han dedicado desde hace décadas a la atención de gente vulnerable, resultado de conflicto armado o desastre natural, en ocasiones corriendo muchos riesgos. Sobre todo se dedican a asistir a gente en campos de refugiados o desplazados en todo el mundo, para asegurarles una vida lo más digna posible, para defender sus derechos en los países dónde son refugiados e implementar programas de desarrollo para individuos y comunidades para que puedan reinsertarse en la sociedad lo antes posible.

  

JRS cubre varias áreas de atención. Ellos trabajan en educación, desarrollo personal y profesional, programas de desarrollo económico, salud, soporte psicológico, centros de diversidad funcional, asistencia en emergencia, en nutrición, y también dan asistencia legal y de derechos humanos. Con 1400 trabajadores, sin contar los refugiados que entrenan para que sean profesores, han ayudado a millones de personas en todo el mundo, en 60 países… casi nada… desde el primer momento nos sorprendió la increíble obra social y de ayuda que hacen, dando esperanza a miles de personas en todo el mundo…

Ya habíamos trabajado indirectamente con ellos en Myitkyina, a través de la hermana Rose Mary de las Hermanas de Jesús. Enviamos un email y no tardamos en recibir respuesta, el padre Stan, director de JRS India nos citó para hablar con nosotros. Nos propuso llevar un taller para refugiados de Myanmar de la etnia Chin en Delhi. Nosotros aceptamos sin dudarlo, y acordamos que podría ser el siguiente lunes. En Delhi hay unos 2000 refugiados de la etnia de Myanmar Chin, una de las 7 más importantes etnias de este país.

Chin es uno de los 7 estados étnicos de Myanmar. Es considerada la región más pobre con un índice de pobreza del 73%. El 50% de la actividad económica en este estado es agraria. En el 1962 el general Ne Win dio un golpe de estado en Myanmar y ha gobernado el país durante 26 años. Durante este periodo el gobierno llevó a cabo una birmanización del país por varios intereses, persiguiendo todas las etnias diferentes a la birmana. La etnia Chin ha ido escapando al estado indio de Mizoram, fronterizo con el estado Chin, donde no son reconocidos como ciudadanos. Más de 12.000 de estos refugiados se trasladaron a Delhi, una gran urbe donde encontrar un trabajo digno puede ser tarea imposible.

Así que el siguiente lunes nos dirigimos hacia el lugar donde nos habían citado, un centro de desarrollo de JRS dónde los refugiados Chin aprenden inglés, informática básica, costura, y otras actividades para dar salida laboral a la gente del campo de refugiados. Recordamos que el principal objetivo de un campo de refugiado es su desaparición, debido a la reinserción de su gente en una sociedad sin violencia y que les permita un desarrollo normal. Sin embargo hay muchos campos de refugiados que llevan en funcionamiento décadas. Por este motivo JRS proporciona recursos de desarrollo personal y profesional, para conseguir que puedan ganarse la vida de una manera independiente.

En el centro de desarrollo preparamos lo que nos habían pedido, un taller distendido y diverti-do para las mujeres que asisten allí… o sea, un taller de Clown!!!! Jajajajaja… Saludamos a Steffi, Jovin y Morning, parte del personal de JRS. Entramos en la sala, y allí estaban ellas, todas mujeres. Un grupo de unas 20 mujeres de edad comprendida entre 20 y 60 años, sentadas en el suelo, algunas con niños pegados al cuello. No tenían ni idea de qué íbamos a hacer, sus caras eran de timidez extrema!!!! jajajaja… ningún problema, eso es lo normal… Manos a la obra!!!!

Empezamos con el calentamiento, divertido, todas motivadas y dispuestas, riéndose al ver a sus compañeras. Al principio se notaba que no estaban muy entrenadas en ejercicios de atención, pero poco a poco la concentración fue en aumento, consiguiendo que lo dieran todo… Las más tímidas eran muy tímidas!!! jajaja… pero otras tiraban del carro arrastrando al grupo. Se veía un sentimiento de comunidad, de apoyo entre ellas, y se notaba que iban al centro de desarrollo a aprender.

Entre risas se motivaban y retaban las unas a las otras, se empujaban a salir voluntarias y se reían juntas las unas con las otras… Los ejercicios de improvisación fueron muy bien. Estaban muy graciosas con la nariz de payaso… que monas… al principio estaban todas super tensas, pero poco a poco se relajaron y se permitieron disfrutar del momento, entre risas y comentarios, asombradas de que ellas pudiesen estar actuando delante de un público…

 

Todos nos partíamos de risa, era realmente divertido y tierno verlas allí, disfrutando como niñas pequeñas, ofreciendo generosas a sus compañeras esas escenas de sus vidas…

Fue una gran experiencia, ellas hicieron un gran esfuerzo, las habíamos sacado muy lejos de su zona de confort, y habían respondido muy muy bien, con valor y entendiendo perfectamente la propuesta, dos valores muy importantes para dar un paso adelante, para estar dispuestas a adentrarse en una sociedad muy distinta a la suya… Os deseamos lo mejor de corazón, lo tenéis todo para conseguirlo!!!!

Lakshyam Vasant Kunj, soñemos juntos por que todos los niños sonrían

A través de Lakshyam también fuimos a la escuela de Vasant Kunj. Google Maps nos lo había localizado a la primera, por eso no pedimos confirmación de la localización, pero estaba equivocada… Estuvimos un rato buscándola, y finalmente conseguimos llegar al lugar… Se encuentra en el suroeste de Delhi.

Neha fue nuestro contacto, ella nos encontró en el camino y nos acompañó hasta el lugar. Al entrar nos quedamos unos segundos en estado de shock… Se trataba de una barriada de barracas como no habíamos visto hasta ahora… Toda una explanada llena de chozas de cartón, madera, chapa y uralita, en el mejor de los casos…

La zona de la escuela es un espacio con un plástico en el suelo, que en un pasado lejano había sido una flamante pancarta… La escuela estaba en construcción. Ésta se componía de una habitación delimitada por muros hechos con sacos de arena. Aún faltaba media altura para poder pensar en poner techo.

Los niños eran monísimos, había de todo, desde el chico con tejanos y camisa, la niña monísima con su curta rosa (camisa larga hasta las rodilla), el chico con la ropa a girones y los niños pequeños desnudos que aparecían de tanto en tanto por ahí… con los pelos sucios y alborotados, con caras de pillos y pillas… una buena foto… Las familias nos miraban con curiosidad, desde las zonas de entrada de sus casa, delante del fuego dónde preparaban los naan (tipo de torta de pan india).

Empezamos el taller con las traducciones de Neha. A los niños al principio les costaba mucho, no estaban acostumbrados a ejercicios de concentración, se dispersaban, no conseguíamos hacer grupo. Poco a poco todo fue mejorando, buscando los ejercicios adecuados para motivarlos conseguimos tener su total atención.

Los ejercicios de clown les costó un poco, aún les faltaba abrirse y exponerse. Algunos incluso les costaba reaccionar, estaban un poco perdidos, se limitaban a sonreír con una mueca nerviosa… Acompañándolos poco a poco nos acabamos entendiendo, y entonces empezamos a jugar juntos, a compartir experiencias, a viajar juntos durante un rato por otros mundos, atemporales, dónde ellos mostraban la realidad.

Fue una gran experiencia, y lo importante es que fueron estimulados, provocados y contagiados, acompañados de la mano a visitar el interior de su imaginación, interminable e increíble lugar. Cuando nos fuimos se quedaron con ganas de más, querían experimentar, aprender y disfrutar… estaban motivados… pero esto sería el próximo día!!!!

El siguiente día, fuimos directos desde Ghaziabad, cruzando la ciudad en metro, de punta a punta. Calculamos mal los tiempos y llegamos bastante tarde… De todas formas allí nos esperaban todos los niños excitadísimos, sólo vernos se volvieron locos!!! nerviosos porque llegásemos y con ganas de empezar, nos esperaban desde hacía una hora y por fin aparecíamos!!!!. Allí también había dos jóvenes voluntarios de Lakshyam que nos hicieron de traductores.

Empezamos el calentamiento en una zona más amplia. Primero con los ejercicios y juegos, estaban súper motivados!!!! Incluso los hermanos mayores observaban y nos ayudaban a controlar a los chavales. Nos sentimos muy bien recibidos, la gente nos sonreía cálidamente, y los niños se lo pasaban muy bien. Alguna señora mayor se acercó a nosotros a agradecernos lo que hacíamos y a darnos la mano con una gran sonrisa.

Preparamos alguna representación, los chicos estaban para comérselos!!! Mirad las fotos!!! pero que dulzura de niños y niñas… se nos caía la baba de lo dulces y motivados que estaban, dándolo todo, con las narices de payaso… Retaquillos más maduros y espabilados de lo normal… Cada vez que acababa una intervención se levantaban todos para no perder la oportunidad de ser los siguientes, con la mano levantada, desesperados por poder jugar, actuar, compartir sus propios estímulos con todos nosotros… Aaaaish… pero que preciosidad… solo hay que ver sus caras para querer comérselos!!!!

Y así transcurrió la tarde, los niños se lo pasaron genial, nosotros lo disfrutamos muchísimo. Ya con los rotis en la mano, suponemos que era su cena, nos fuimos despidiendo y nos fuimos, seguidos un rato del camino por los niños sonrientes, chocando las manos, mirándonos felices… Nos llevamos su energía, su sencillez y el amor que nos dieron…

Esperamos haber dejado una chispa de alegría y os llevamos con nosotros. Y por esta razón escribimos estos posts, no para mostrar lo que hacemos, sino para que ellos estén en el pensamiento de todos, nos acompañen para siempre, quizás algún día comprendamos… Os merecéis lo mejor…

Lakshyam Ghaziabad, una escuela entre escombros, un oasis de esperanza

Otra organización con la que colaboramos fue Lakshyam. Se trata de una ONG que recoge fondos para proporcionar educación a la población de los barrios más pobres de Delhi. No es una tarea fácil, no solo deben recoger fondos para crear equipación y pagar sueldos sinó que además deben conseguir que se mantengan dichas instalaciones y qué los niños asistan a la escuela.

Lakshyam trabaja con tres centros en Delhi, pero por problemas de absentismo nosotros sólo pudimos colaborar en dos de ellos: Ghaziabad y Vasant Kunj.

La escuela de Ghaziabad se encuentra en el barrio con el mismo nombre, situado en la parte noreste de Delhi. Esta escuela es un pequeño edificio de tres pequeñas habitaciones: una oficina, siempre cerrada con candado, una sala de costura y un servicio de medicina para los vecinos. Todo está rodeado por una valla de cemento.

Sigue leyendo

CanSupport, una ayuda que da vida (Parte 3)

Y la tercera y última experiencia con CanSupport, por ahora. Esta vez fue en viernes, el turno de Day Care para los adultos.

Como el público era diferente podíamos hacer el mismo número que los días anteriores. Esta vez todo el mundo estaba sentado sobre las esterillas y justo cuando llegamos se empezaron a levantar, pero porque en ese instante abrieron el turno para repartir los medicamentos.

Empezamos el espectáculo, con la preciada compañía de unas de las señoras responsables y tenia una preciosa y contagiosa risa… éxito seguro!!!

IMG_20171204_110541

Los adultos empezaron a sonreír, pero cuando los mirábamos rápidamente escondían su risa, sobre todo ellas, se hacían las duras mostrando seriedad ante nuestras payasadas… Eso era simplemente timidez y protección, para minimizar las posibilidades de que las escogiéramos como voluntarias… jajajaja…

IMG_20171208_115732

Una señora del público, se ofreció desde el primer momento a colaborar, no dejaba de reírse… me recordó a mi tía Mari Carmen… La saqué a bailar, desafió a Mayra para conquistarme, y recorríamos a ella para darle un poco de color a la escena con su presencia… todo un gusto… Todo el show prosiguió con el disfrute de todos… con muchos protagonistas… por tímidas o por osadas… nosotros lo jugábamos todo…

Una vez finalizado, nos aplaudimos y nos abrazamos mutuamente, todos encantados y con buenas sensaciones. Algunas sonrisas significaron mucho para nosotros, nos enseñaron que realmente habíamos contribuido a crear un mundo mejor, aunque solo fuera por unos minutos…

IMG_20171208_115756

Ante de irnos hablamos con Pukhraj, él nos invitó a que le acompañáramos a hacer unas visitas por la tarde que él hace por su cuenta dos días por semana. Nosotros aceptamos, seguro que sería interesante.

Picture36

Quedamos en la parada de metro A.I.I.M.S (All Indian Institute of Medical Science). Se trata de un mega hospital público, el más grande de la India. Atiende a illones de personas de toda la India. En las afueras se acumulan pacientes durante meses en espera de su tratamiento, que en ocasiones puede tardar años. Así que los pacientes y sus familias se desplazan hasta Delhi en espera del tratamiento y se quedan en la calle o en unas “residencias” destinadas para ellos, hasta que llegue su tratamiento.

Al salir del metro nos encontramos con Pukhraj. También había un grupo de voluntarios con los que él había colaborado hacía tiempo. Se estaban preparando para alimentar a cientos de personas que esperan tratamiento a las puertas del hospital. Nos ofrecieron ayudarlos y allí nos pusimos manos a la obra!!! Nuestra función era añadirnos a la cadena e ir dando vasos de agua a la gente. La gente recibía su porción de agua con caras sonrientes por curiosidad hacia nosotros…

Después Pukhraj nos llevó a donde quería llevarnos… Se trata de las residencias del hospital, donde la gente vive durante meses o incluso años. Los precios van desde una cama en un dormitorio por 50 rupias a un espacio en el suelo por 10 rupias por noche. Fuimos a ver la gente hacinada en esta última opción, gente sin recursos que además no tiene medios para ganarse la vida…

Se trata de una gran sala donde a cada familia se le asigna una parcela de 2-3 metros cuadrados, una parcela pegada a la otra, en el suelo, sobre cartones, con las pocas pertenencias de la familia. Una visión realmente triste. Allí Pukhraj pasea por la sala y los pacientes y familiares le explican sus problemas, así él puede hacer contribuciones dirigidas, como medicamentos, o en algún caso artículos que pueden cambiar vidas, como una máquina de coser para poder hacer ropa para vender…

Mucha de la gente con la que habíamos compartido en el Day Care estaba allí. Un hombre incluso nos ofreció un café soluble de sobre… lo poco que él tenía… para agradecernos el buen rato pasado con el show…

Estuvimos a punto de actuar allí mismo, estábamos preparados, pero los vigilantes y la administradora del sitio no quisieron que hiciéramos ruido… para evitar cualquier publicidad, así que no nos dejó…

Fue una situación difícil, era como paseándonos por la vida de gente que no lo está pasando nada bien, pero Pukhraj insistió, y él hace una muy buena labor. Nuestro papel allí fue entretener y jugar con todos los niños que se iban uniendo a nuestro paso. Les hacíamos juegos y payasadas y se lo pasaron genial…

Picture39

Toda una visión que no nos dejó indiferentes… verlo para sentirlo… Al final nos despedimos de la gente y de Pukhraj que se dirigía a la farmacia situada fuera de la residencia con un séquito de gente a la que les iba a comprar tan necesitadas medicinas…

CanSupport, una ayuda que da vida (Parte 2)

El siguiente día de colaboración con CanSupport fue el miércoles, el día dedicado a los adolescentes. Después del primer día ya sabíamos el camino, caminar 2 km, trayecto en metro y otros 2 km caminando por Delhi… ya es toda una aventura…

Al llegar; allí estaban los adolescentes, resolviendo gestiones con los voluntarios de CanSupport, recogiendo medicamentos, sentado en las esterillas, o simplemente esperando a empezar las actividades reservadas para ese día… Ya les habían avanzado que tendrían una actuación de payasos, y estaban esperando la ocasión.

La persona que nos recibió fue Mr. Pukhraj, un simpático hombre de la religión Sikh, que siempre llevan turbante. Él nos indicó que empezarían a hacer un poco de meditación con ellos y que cuando estuviésemos listos podríamos empezar a actuar. Eso nos dejaba tiempo sucifiente, así que nos fuimos a preparar a una pequeña habitación contigua. Allí nos vestimos y maquillamos, y una vez listos avisamos que para empezar…

Picture21

Solo aparecer ya empezaron las primeras risas… Además de que todo el público estaba predispuesto, una de las voluntarias no dejaba de reír muy sonoramente!!!!!… tenía una risa muy contagiosa, y no paraba de reír… Me recordó a nuestra querida Ulla, una compañera de clown a la que le encantaba reír… el mejor regalo para actuar… Rápidamente todo el mundo se unió a la fiesta, entre risas e interacciones de la gente…

Esta actuación fue especial, por las abundantes risas, por los juegos improvisados que fluían como ríos, todo fue de cara!!! También había personas del público estaban tranquilas, estaban pasando un buen rato… aunque en un mal, muy mal momento… A ellos les intentamos transmitir todo nuestro amor con la mirada, con nuestros gestos, haciéndolos partícipes de esta historia, todos juntos.

En algunos casos estaban divertidamente estupefactos, boquiabiertos, no respondían a los estímulos que les proponíamos, sobre todo los adultos que acompañaban a los adolescentes… Al final del espectáculo descubrimos que si no respondían era porque estaban bloqueados por timidez o por la sorpresa del momento… un amor de gente!!!!

IMG-20171207-WA0010

Todo el espectáculo fue un regalo que los asistentes nos entregaron, todo fluyó desde el primer momento… una gozada… Al terminar compartimos los comentarios sobre la experiencia, las opiniones eran muy buenas, lo habían disfrutado… Hasta nos pudieron autógrafos!!!! Nos sorprendió muchísimo!!! y también nos alagó un poco… jejejeje… que no somos de piedra…

IMG-20171207-WA0014

Al finalizar Pukhraj nos invitó a comer, comentando la importancia del trabajo emocional de los adolescentes. Entonces acordamos volver la semana siguiente para realizar un taller de clown con los mismos adolescentes… Y sería un gusto!!! Pero que majos son… un placer volvernos a ver.

Picture3

 

Picture7

Pasaron los días, y llegó el siguiente miércoles!!!! el día del taller para los adolescentes. Nos dirigimos a CanSupport!!!! Llegamos al primer piso, esta vez los adultos estaban en la primera parte de la sala principal y los adolescentes en la segunda parte, separados por una mampara… Allí empezamos el taller.

Había unas 20 personas, chicos y chicas. Empezamos con el calentamiento de siempre. Éramos conscientes que debíamos bajar un poco las revoluciones, pero también es cierto que un poquito de marcha sana les iba a hacer disfrutar.

Picture13

Hicimos un círculo, la mayoría estaban de pie, y algunos sentados en una silla ya que estaban demasiado débiles. La verdad es que la mayoría nos aguantó todo el tiempo!! Se les veía disfrutar…

Picture15

Fue una gozada de motivación, de participación e interés. Se entregaban en cada ejercicio. En las pequeñas improvisaciones, había un par de adolescentes que se le veían cualidades innatas como clowns!!

Picture14

No pretendían, no forzaban, simplemente les salía de corazón. Sus acciones eran ricas en detalle, fácil de seguir, con un tempo propio de película de cine mudo… Fue una gozada de taller, estos chavales están muy motivados… Quizás podamos hacer algo un poco más largo… lo planearemos!!! Nos encantará!!!!!

Después de nuestro taller apareció Franky, un americano que estaba de vacaciones en India y que también hacía de voluntario. Franky vino a dar un regalo muy especial, repartió un yo-yo a cada uno y les enseñó a usar… Los chavales estaban muy emocionados!!!! todos concentrados con su yo-yo…

IMG_20171213_115644

Para ellos fue una mañana genial, con muchas sorpresas, emociones y sobretodo amor, ese apoyo que todos necesitamos para saber que las cosas pueden ir bien, proporcionar una sonrisa, descubrir algo, compartir un momento nuevo, una emoción. Así acabamos el día, con gente contenta y feliz, entre sonrisas y abrazos… es difícil de describir, nos lo llevamos dentro.

 

Tibetan School en Hemja, buena gente para compartirnos

En Hemja, un pueblo al lado de Pokhara, se encuentra el Tashi Palkhiel Tibetan Camp, un campo de refugiados tibetanos que lleva establecido desde hace más de 50 años y que actualmente alberga más de 800 personas.

IMG_20171120_082818

Este campo fue iniciado por la cruz roja suiza con la autorización del gobierno nepalí. Dentro del campo está la escuela tibetana Mount Kailash School.

IMG_20171120_082940

A través de la escuela tibetana de Katmandú contactamos con el jefe de estudios de dicha escuela, Mr. Tenzin. Con él pactamos realizar 3 talleres de teatro a las clases de grado 6, 7 y 8, equivalente a 12, 13 y 14 años, y una actuación para toda la escuela.

El día señalado nos dirigimos por la mañana a Hemja en el autobús local, rodeados de nepalíes observándonos con sueño y curiosidad. Este autobús se dirige hacia las montañas, y cruza pueblos que no ven muchos turistas o viajeros como nosotros… Una vez allí, preguntamos a los lugareños para dirigirnos hacia la escuela.

Como es normal, la escuela se componía de una gran explanada sin nada, y dos edificios alargados de una planta compuestos de varias habitaciones que eran las aulas. Nos sorprendió gratamente el aula de ciencia con una vitrina con reactivos químicos, un esqueleto y algunos microscopios.

IMG_20171120_085714

Nosotros actuaríamos después de la tradicional asamblea matinal, donde se recitaban alguna oración, se cantaba el himno tibetano y después el himno nepalí, que ya nos es familiar, incluso lo encontramos pegadizo. Asignamos al capitán de los estudiantes la labor de técnico de sonido, y a su compañero a cargo de la cámara… los dos se lo tomaron muy en serio… jejeje.

IMG_20171120_093021

Una vez preparados, vestido y maquillados, empezamos el espectáculo… eran unos 100 alumnos, esperándonos, ansiosos por ver a los payasos… Solo aparecer ya surgieron las primeras risas, estaban muy motivados!!!

IMG_20171120_092603IMG_20171120_092715IMG_20171120_092950IMG_20171120_094426IMG_20171120_095152IMG_20171120_095758

El número fue genial, todo el mundo se reía, se morían de risa, y de miedo cuando interaccionábamos con ellos, los voluntarios se agolpaban, querían jugar con nosotros!!!

IMG_20171120_100740

Fue un gusto de público, un regalo poder compartir esta experiencia con ellos. Una vez acabado se abalanzaron a darnos la mano, a jugar con nosotros, a hablar, a compartir más!!!! Pero tuvimos que ir a cambiarnos, en breve empezábamos los talleres.

IMG_20171121_204021

Los talleres los hicimos en la biblioteca. Un aula llena de libros para todas las edades con mensajes en la pared que animaban a la lectura. Antes de que llegaran los alumnos despejamos un poco la sala para que quedase libre de obstáculos. Picaron los primeros, se quitaban los zapatos antes de entrar en la sala, como es costumbre en toda Asia.

IMG_20171120_115041

Nos presentamos y explicamos un poco sobre clown, llovían las preguntas, estaban muy interesados. El taller transcurrió fantásticamente, les encantaba salir a experimentar y ver a sus compañeros exponerse, entregarse al grupo.

IMG_20171121_203858

La verdad es que fue una clase muy motivada. Para nuestra sorpresa, los dos siguientes grupos fueron iguales o más motivados. Después del taller, más de un alumno nos dijo que quería ser actor y que le habían gustado mucho los ejercicios…

IMG_20171120_113144

Fue un gusto compartir la experiencia con alumnos tan motivados, entregados y generosos. Un amor de personas que no dejaron de hacer preguntas, sobre nuestra formación, sobre nuestras experiencias a lo largo de nuestro viaje, y sobre clown… un gusto compartirnos con tan generosas personas.

Los tibetanos tienen algo que los hace más inocentes, más tiernos, quizás una aparente falta de maldad… Así que los recordaremos e intentaremos seguir en contacto con los alumnos que nos escriban.